“Jóvenes creadores sudcalifornianos: poesía y narrativa”

Todo inicio es importante y significativo. De esos inicios que pueden llegar a marcar el paso hacia un pesado camino, pero gratificante, es el que encierra la antología de “Jóvenes creadores sudcalifornianos publicada por el Instituto sudcaliforniano de la Juventud con el apoyo del Instituto Sudcaliforniano de Cultura. En dicha obra encontramos el trabajo de 18 jóvenes menores de 30 años que participaron, ya sea en al ámbito narrativo o poético, con gran entusiasmo. Esta publicación es el resultado de un concurso convocado por estas instituciones donde se seleccionaron los mejores trabajos.

El libro se encuentra divido por categoría de edades, los más jóvenes oscilan entre los 13 y 14 años. Además de los textos narrativos y poéticos, la antología cuenta con una selección de imágenes de artistas jóvenes que fueron convocados también por concurso.

De las dieciocho obras que conforman el compendio libresco, existe en común la exaltación de diferentes voces que desean hacerse escuchar. No existe una unidad temática como tal, pero al mismo tiempo la hay: cada uno de los textos tienen en común la juventud de sus autores. Además, son pocos los creadores que utilizan un habla local en sus narraciones o poemas.

Las historias que aparecen en estos relatos se alejan de lo regional, de lo coloquial, de los lugares comunes de La Paz y sus cercanías. Para un lector que desconoce el título del libro, no lograría ubicar el contexto de la mayoría de los cuentos. De esta manera, en esta antología podemos encontrar  “El cuadro asesino”, que es una historia donde el encuentro con un misterioso asesinato será la llama que desencadenará lo imposible hacia el protagonista;  “¡Oh, tonta rutina!”, relato que nos va enseñando mediante un peculiar personaje una lección de vida a manera de las fabulas;         “Este no es un poema y su autor no es un poeta”, relato peculiar en donde se mezcla la voz de la poesía con la narrativa, logrando el encantador efecto de las historias de amor; “Lo que pienso de mí”, poema con un tinte personal y reflexivo en donde uno puede sumergirse en la psique del autor, o en todo caso su voz poética.

lastscan

También aparecen: “Creación”, texto que logra mezclar el discurso narrativo con el poético de una manera sublime, logrando el efecto de lo teogónicamente fantástico; “Memorias de un diluvio” en donde el ritmo, las imágenes poéticas, se juntan en una fuente musical que invade más de uno de los sentidos, todo enraizado en los poemas que conforman el conjunto; “Ángel o de la desesperación” en donde la noche, el silencio, así como los murmullos serán los protagonistas de lo inevitable; “Los nueve de Otto” relato que dejará a más de uno impactado, con cierto aire sobrenatural, cienciofantástico; “En esencia de lo perdido” poema en donde cualquier explicación podría romper la magia de los versos que lo conforman.

Ciertamente, los autores que aparecen en esta antología no pueden ser llamados “lo nuevo” o “lo que llegue a sustituir las bases establecidas”, pues se trata de sus primeros textos, apenas asomos de un talento que debe ser pulido y fomentado a través del ejercicio contante. Sin embargo el precedente ha sido lanzado al aire gracias a esta publicación de las instituciones públicas que sirve como incentivo para estos jóvenes que atendieron a la convocatoria. La primera piedra ha sido puesta, considerando que iniciar muchas veces puede ser más complejo que seguir; sólo el ineludible tiempo sabrá lo que les deparé el singular camino de las letras.

Víctor Mendoza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s