“El color que no puedes ver” de Olga Freda Cota

En su novela “El color que no puedes ver”, Olga Freda Cota, escritora radicada en La Paz desde 1978, desarrolla una historia que mantiene al lector atento a los cambios constantes de la anécdota. En esta novela la protagonista es una familia; es decir, no hay un sólo protagonista, sino que este foco principal transita en, por lo menos, cinco personajes que están unidos por esos lazos que llamamos la familia.

Mientras el lector recorre cada página, con cada una de ellas pasan también los personajes, los años, los lugares, las vivencias. Por esta razón, la verdadera protagonista de esta novela es la vida: esa serie de circunstancias de las que uno se rodea consciente o inconscientemente mientras nos mantenemos respirando.

Esta novela publicada en el 2011 por el Instituto Sudcaliforniano de Cultura y que en el 2010 obtuvo el Premio Estatal de Novela Ciudad de La Paz es una narración engañosa: la novela inicia con la historia de don José María de la Torre, un español del siglo XIX que radica en Cuba. El inicio de la novela parece indicar que este personaje será el protagonista de las siguientes páginas.

Sin embargo, la escritora, en unas páginas más adelante, presenta a Fernando, el hijo único de don José María, universitario y con una gran fascinación por defender las causas justas, quien se va a convertir en el centro de gravedad de las páginas posteriores, mientras que el lector le pierde la pista completamente a su padre. De Cuba, la historia se traslada a Veracruz. De Veracruz a Ensenada. En cada brinco, hay personajes que quedan rezagados, otros que se cargan de relevancia para la historia y, entonces, casi a mitad de la novela, el lector puede sentirse un poco confundido, sin saber hacia dónde girará la tensión narrativa. Sin embargo, el lector no debe dejarse engañar hasta encontrar ese sentido casi oculto que guardan las buenas novelas y que los lectores disfrutan tanto revelarlo.

Olga Freda Cota es una escritora que, seguramente, tiene en su escritorio dos elementos importantes que desarrolla en esta novela: por un lado, una gran cantidad de notas de corte histórico que le ayudan a desarrollar contextos en donde estarán ubicados a sus personajes, y que, además, esta información resulta muy interesante para los lectores que viajan desde la problemática de los esclavos cubanos hasta la Revolución Mexicana, o hasta el negocio de las perlas en Baja California Sur. Hay también personajes históricos que son partícipes de la ficción, lo que le otorga a la historia una gran carga de verosimilitud. Por otro lado, en alguna parte del escritorio, debe de haber esos recuerdos que se filtran a través de la sensibilidad de quien los vive. Olga Freda, además de una escritora que informa, es una novelista que siente a sus personajes, y en esa medida, trata de que estos toquen al lector.

En estas páginas se viaja por el tiempo, por el mundo, por los personajes. Tenemos la posibilidad de ir de un pueblo español a Cabo San Lucas; de una historia de luchadores sociales a la de una adolescente a la que quiere, y no como marido, a un señor casado. A pesar de este constante cambio, el ritmo de la novela no es vertiginoso, pues el narrador se detiene lo suficiente para describir las atmósferas y para utilizar la analepsis para que el lector sepa cuáles son las motivaciones que mueven a cada uno de los personajes.

elcolor

Olga Freda utiliza el castellano con precisión, al igual que su información histórica. Aunque el tránsito de personajes da la impresión de que la historia no se sostiene, le espera un final que cargará de sentido las páginas anteriores. Un lector que no se deje engañar sabrá cuál es el color que no puede ver y por qué el personaje principal de esta novela es la vida, esa que nos trasciende, la que sobrevivirá a nuestra muerte.

Hace unos años, un amigo me comentaba que su padre había leído tanto en su vida que bien podría haber sido un médico sabio y exitoso, pero que el problema es que las horas las gastaba leyendo historias y no tratados científicos. Lo decía a manera de desperdicio y, tal vez, tenga razón. Pero es un hecho que los lectores de novelas son distintos, leen historias como quien sale a la aventura y esta es la posibilidad que ofrece “El color que no puedes ver” y que cualquier lector de novela no podrá dejar de pasar.

Anuncios

4 respuestas a ““El color que no puedes ver” de Olga Freda Cota

  1. Dr. Omar López Cruz dice:

    Leer novelas es otra manera de explorar el universo: el universo no solo se abre a los científicos.
    Un problema que se mantuvo sin responder por un buen tiempo fue la paradoja de Olberts. Preguntarnos por qué el cielo nocturno es oscuro, es una cuestión infantil, pero su respuesta ocupó a las mejores mentes de su tiempo. Durante el s. XIX Olberts se preguntó sobre la negrura del cielo. Si el universo está lleno de estrellas y este es infinito; entonces, si dividimos el universo en cascarones y estos contienen una densidad uniforme de estrellas, conforme nos alejamos encontramos más estrellas, si continuamos hasta el infinito, llegaremos a la conclusión de que los observadores del cielo no encontrarán espacios donde no haya estrellas. Entonces el cielo debería ser brillante y las noches no serían oscuras. Eso es contrario a la experiencia de cualquier persona que salga a observar el cielo nocturno o para el astronauta en la Estación Espacial. Les sorprenderá saber, fue Edgar Allan Poe el primero en resolver este problema, al proponer que las estrellas no han existido por siempre. Es decir, que al remontarnos en en la distancia, nos remontamos también en el tiempo, pero si viajamos lo suficiente, encontraremos que las estrellas aun no se han formado, entonces la paradoja de Olberts se cae. La cosmología moderna ha llegado a la misma conclusión que Poe.

    Leer el universo de Cota Gándara es encontrarse con otro universo, su prosa me parece muy acogedora, clara y sin pretensiones de sabiduría, pues la sabiduría fluye en cada renglón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s