“Cinco peces raros” de Calafia Pozo

Es habitual escuchar entre los lectores ajenos a la lírica que la poesía es rara. Este pronunciamiento nunca sorprende a los que sí acostumbran a buscar en poemas ese extrañamiento de la lengua cotidiana, en donde las palabras, más que comunicar, son un artilugio de la imaginación y una motivación a los sentidos. Calafia Pozo, poeta que vive en la parte más sureña de esa península mexicana que edifican el Mar de Cortés y el Océano Pacífico, titula Cinco peces raros a un poemario publicado en 2014 por Casa Editorial Abismos; pero no son peces ni cinco ni raros.

Este primer poemario de la autora consta de veinticuatro poemas donde el leit motiv es la melancolía; en ocasiones la nostalgia es una imagen plástica, y en otras, son las palabras precisas de quien añora esos momentos que solo existen en el anclaje de la memoria.

El poema que da apertura a la obra, “Algunas aves”, deja constancia del tono de los textos siguientes: “Pienso en todas las cosas que quisiera no nombrar jamás / y hay un zumbido de vocablos delirantes / abatiendo cada cinco segundos / los silencios de este resguardo”. Pensar en las cosas que no se quieren nombrar es un llamado a darles voz, para que aparezcan. “Inexplicablemente, aquí habrán de desahuciarse / algunas aves / incapaces de avanzar hacia otra historia, / menos trágica. / Y cansadas de tanta sal / del cardumen atestiguando cada caída / abandonarán todo impulso de vuelo.” El fracaso ante lo que no se quiere nombrar, pero se nombra; esas aves sin la capacidad de volar hacia otras historias inauguran este poemario donde la palabra tiene la suavidad del mar, pero la fortaleza de la ola que habrá de chocar, tal vez para siempre, con la piedra.

En este libro de Calafia Pozo, la nostalgia también es un sol que alumbra: “¿Quién encendió esa nube / sobre el ojo de la tarde?”. El  recrea el atardecer rojo que generalmente se vive en las costas. Los siguientes versos nos evocan a la parvada de pájaros cruzando el cielo: “Y una parvada de mantarrayas / atraviesa la bóveda aguamarina”. El verso provoca que las mantas, que siempre parece que vuelan cuando nadan, atraviesen el mar que el lector imagina para verlas pasar como parvada.

La melancolía no solo se estaciona en el paisaje, sino también en la pérdida de esa pareja, que desde la Grecia de Platón, construye nuestro concepto de amor occidental: “Se nos perdió la esquina donde / tal vez nos conocimos / con el deseo de nombrar las cosas. / Y sigo recortando ese poema / porque no sé cómo escribir de ti. / Escribí exilio, y luego pensé / que tal vez te amaba, / como se ama a un hombre / que nunca se ha visto”.

La confesión sobre esta nostalgia amorosa aparece en varios de los poemas; por ejemplo, en “Pentagrama de un poema”: “Oriunda del desquebrajo / no hago más que acudir al naufragio que es tu cuerpo” […] “Por eso te quiero. / Porque detenida ante la fortaleza cobriza de tu espalda / no puedo pensar en el mañana, / ni en todos los poemas que no he escrito / ni en la miseria que es no estar contigo”.

El número cinco es una constante en todo el libro. Cada vez que la poeta necesita una cifra, independientemente del concepto, el número siempre se puede recrear con todos los dedos de una mano. Son cinco peces raros en veinticuatro poemas los que construyen una metáfora de la melancolía, a través del paisaje de una costa, del mar y sus criaturas, o de una ciudad que se pierde entre los recuerdos y la añoranza de la pareja amorosa. Es el primer poemario publicado de Calafia Pozo, pero sus páginas confirman que el oficio no es inaugural: en cada verso tiene el cuidado de usar las palabras precisas, que nombren ese número que se llena de ausencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s